Las residencias de Aragón recuperan la ilusión gracias a los escolares | Innovación Aragón
Más de 60 colegios de Aragón han participado en el envío de cajas con cartas y postales para que los internos reciban su fuerza... Las residencias de Aragón recuperan la ilusión gracias a los escolares

Más de 60 colegios de Aragón han participado en el envío de cajas con cartas y postales para que los internos reciban su fuerza en estas fechas tan complicadas.

Domingo y Juan recuperaron esta semana parte de la ilusión propia de la Navidad. Y lo hicieron gracias a los más pequeños. En una jornada especial, pero lejos de las celebraciones de otros años, estos dos usuarios del centro covid de Casetas –al igual que los otros 68 que estaban en ese momento ingresados– recibieron postales y cartas de alumnos de los colegios y centros de tiempo libre de Casetas y también de Utebo.

«Fue muy bonito ver la cara de alegría que tenían y a alguno se le han saltado lágrimas. Tienen las emociones a flor de piel», recalcó Mariano Fago, director de este centro, en el que la incertidumbre por el coronavirus «es todavía mayor». Para intentar recuperar la magia, algunos niños y también trabajadores que estaban en su jornada festiva, se acercaron a la residencia para cantar villancicos desde el exterior.CORONAVIRUS

Las residencias de Aragón recuperan la ilusión gracias a los escolares

Domingo y Juan recuperaron esta semana parte de la ilusión propia de la Navidad. Y lo hicieron gracias a los más pequeños. En una jornada especial, pero lejos de las celebraciones de otros años, estos dos usuarios del centro covid de Casetas –al igual que los otros 68 que estaban en ese momento ingresados– recibieron postales y cartas de alumnos de los colegios y centros de tiempo libre de Casetas y también de Utebo.

«Fue muy bonito ver la cara de alegría que tenían y a alguno se le han saltado lágrimas. Tienen las emociones a flor de piel», recalcó Mariano Fago, director de este centro, en el que la incertidumbre por el coronavirus «es todavía mayor». Para intentar recuperar la magia, algunos niños y también trabajadores que estaban en su jornada festiva, se acercaron a la residencia para cantar villancicos desde el exterior.

Dentro de ella, personal de la limpieza se disfrazó de Papa Noel y de duendes con equipos de protección individual. «Llevaban sus mascarillas, protectores faciales y dobles guantes. Cada vez que entraban y salían de una habitación, tenían que cambiarlos. Ha supuesto un esfuerzo, pero ha merecido la pena«, declaró Fago. Además de las cartas, les dieron otros pequeños detalles, en forma de jabones y flores. «Recibir todo esto de la comunidad es un impulso tanto para los trabajadores como para los mayores», enfatizó

También lo fue para los niños, que durante el mes de diciembre dedicaron algunas clases a preparar postales decoradas con árboles de Navidad, muñecos de nieve o incluso dibujos de Papa Noel. Los más mayores también se atrevieron a redactar cartas. «Les ha hecho mucha ilusión», reconoció Xavi Vinyeta, jefa de estudios del colegio Joaquín Costa de Zaragoza. Este es uno de los más de 60 centros que ha participado en el proyecto La Caja de las Palabras Mágicas, impulsado por el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, pero que también ha contado con la colaboración de Educación. «Es un buen momento para concienciar y realmente ha sido muy emocionante ver las cartas y mensajes que enviaban», destacó Vinyeta.

Cartas con mensaje

A pesar de la corta edad de algunos, todos los participantes quisieron enviar un mensaje de esperanza, ilusión y alegría a cualquier mayor que está institucionalizado y que, por lo tanto, no ha podido, en la inmensa mayoría de las situaciones, pasar la Nochebuena y la Navidad con sus familiares. Este año, los internos que se habían recuperado del coronavirus en los tres meses anteriores y a los que se les había practicado una prueba serológica pudieron dejar la residencia el 24 y 25. También existirá esta opción el 31 de diciembre y 1 de enero.

Entre las cartas enviadas, se encuentra la de Andrea, de 10 años y alumna del Joaquín Costa, que quiso incidir en la esperanza: «Pronto se va a acabar esto, ya lo verás». «Juntos vamos a salir más fuertes que nunca», escribió la pequeña. «Estoy cien por cien segura de que vas a poder ver a tus nietos y tus hijos, y vas a poder ver a todos los que están a tu alrededor», continuó, para finalizar con unas palabras emocionadas: «Y te quiero, aunque no sé quién eres ni cómo te llamas. Pero sé que eres muy valiente». «Estoy muy orgullosa de ti», concluyó.

Otro compañero del colegio, Nerak, de 11 años y originario de Colombia, les animó a continuar en esta Navidad diferente, ya que la separación de las familias es por su bien. «Aunque estas Navidades no sean como las de antes, no estarás solo, porque personas como yo sabemos por lo que estás pasando. Estarás con personas que no son tu familia, pero que te cuidan», subrayó.

Estaba previsto que las cartas del colegio Joaquín Costa se enviaran a dos residencias –una perteneciente al grupo Ballesol y a la del Portillo–, pero finalmente, estas palabras mágicas también se trasladaron «al centro de mayores en el que trabaja una de las madres del colegio». Solo unos pocos niños pudieron llevarlas en persona. Y tampoco fue una entrega directa, puesto que los mayores esperaron unos días a abrirlas para evitar posibles contagios. La estampa se repitió en todos los centros de la Comunidad que participaron en esta iniciativa.

En esta Navidad tan diferente, el detalle más inesperado puede marcar la diferencia e insuflar ilusión y alegría en aquellos más castigados por la pandemia.

FUENTE: HERALDO DE ARAGÓN

Innovación Educativa

El mapa de la Innovación es un recorrido por los colegios de Aragón: un completo proyecto colaborativo que permite a cada centro contar sus experiencias en primera persona.